El paletizado de cajas hace referencia al proceso que engloba la estiba de productos sobre la estructura del palet, su fijación mediante el enfardado o flejado de la carga, el retractilado del film plástico y la aplicación de embalaje de protección. Estas dos últimas fases dependerán del tipo de mercancía paletizada, ya que suponen un extra de sujeción.

Si el almacén no maneja un volumen tan grande de palets, la paletización manual suele ser la opción más usual. Las siguientes herramientas no pueden faltar para mejorar el proceso.

La estiba de los productos es la etapa fundacional de la paletización: se trata de organizar los objetos que transportar sobre la estructura del palet. Muchos de los errores frecuentes en el paletizado de cajas están ligados a este momento. La organización de la mercancía en cajas compatibles con el tamaño del palet, la inserción de accesorios de embalaje antideslizante y el respeto de los máximos de altura recomendados son algunos consejos para realizar este paso correctamente.

Existe software especial para organizar el paletizado de cajas de la forma más eficiente posible en función de los productos y del transporte que se va a utilizar después.

Esta etapa es la que mayor número de herramientas engloba, ya que incluye la colocación del embalaje de protección que asegura la estabilidad del palet. Normalmente este abarca la aplicación del stretch film y el uso de flejes, cantoneras y demás accesorios de cartón. El uso de las siguientes herramientas acelera el proceso de paletización de cajas:

  • Portarrollos de film estirable: envolver el palet con plástico para paletizar suele ser mucho más efectivo teniendo a mano un portarrollos donde encajar la bobina de film.

Existen varios tipos de portarrollos dependiendo del uso que se le vaya a dar:

  • Portarrollos de acero: se recomienda generalmente para trabajos intensivos por su mayor capacidad de film y ergonomía.
  • Portarrollos de plástico: es el más versátil y ligero.
  • Flejadoras y herramientas de flejado: el flejado de cajas de cartón añade un extra de sujeción a la carga cuando esta corre el riesgo de desestabilizarse. Suele sumarse al enfardado con plástico para paletizar. En estos casos, las minicantoneras protegen las cajas de sufrir abolladuras en los ángulos. Esta operación consta de tres fases: la de tensado, la de fijación o agarre y la del corte del fleje sobrante.

Por tanto, las herramientas comprenden una o varias etapas. Encontramos las siguientes:

  • Tensor de flejes: esta herramienta se encarga de estirar la cinta hasta llegar al punto de tensado ideal que fija la mercancía. La fuerza se transmite por medio de una palanca que se mueve manualmente.
  • Pinzas para flejes: las pinzas para flejes se encargan de poner el broche final y terminar la operación. Sellan el precinto de acero y cortan la cinta sobrante.
  • Flejadora manual: las flejadoras manuales son más rápidas ya que integran las dos tareas anteriores en una sola máquina.
  • Flejadora manual eléctrica: finalmente, dentro de las flejadoras manuales encontramos la versión eléctrica que funciona con batería. En este caso, la operación de flejado se acelera, ya que la herramienta aplica la tensión sin necesidad de acción manual por parte del operario.
  • Pistola de retracción: el retractilado del plástico para paletizar consiste en aplicar calor con el fin de adherir el plástico a la mercancía. Una vez moldeado, concede mayor sujeción a los productos. Esta solución está pensada sobre todo para palets con cargas heterogéneas y no tanto para cuando portan cajas de cartón.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad